La cocina italiana y sua sabiduría para manejar lo sencillo, el buen vino, la alegría y un don que viene de la cuna: servir bien! Esta es la tradición del Velho Madalosso.

El paladar y la tradición

asinha

En la memoria del paladar hay un lugar reservado para la nostalgia de platos caseros preparados por la mamma o por la nonna los domingos. Recetas que cruzaron el mar y el tiempo, transmitidas de padres a hijos, alrededor de antiguos hornos. Con base en esa tradición surgió el Velho Madalosso. Y con él se mantuvo la costumbre de comer el domingo con amigos, la familia reunida, la alegría de comer y beber bien. El restaurante ha evolucionado, creó la primera bodega climatizada en Curitiba, recientemente lanzó la cerveza de pura malta Madalosso, amplió sus salas y creó una terraza al aire libre para acomodar con más comodidad las personas que, como sus padres y abuelos, hacen del almuerzo o cena en el Velho Madalosso una tradición.

 

Historia

dna floraLa capacidad transformadora del trabajo era todo lo que tenían los primeros colonizadores italianos. Y eso fue heredado por la familia Madalosso. El restaurante Velho Madalosso, inaugurado en 1963, con sólo 24 asientos, es una historia de trabajo, perseverancia y amor por la gastronomía. Fue de este pequeño establecimiento, donde a menudo Dona Flora buscaba el pollo en su pequeño corral para preparar los platos, que surgió la tradición gastronómica del barrio de Santa Felicidade. Hoy el Velho Madalosso acomoda más de 170 personas con comodidad, tiene un salón exclusivo para eventos con la misma capacidad, bodega climatizada y el vino, que antes era sólo el vino de la casa, hoy se desarrolla en docenas de las etiquetas más respetadas en todo el mundo.

 

Image Gallery